viernes, 13 de marzo de 2015

Siete de cada diez de los nuevos Apple Watch fabricados presentan algún defecto

Zeaplus Watch G3
Según CTimes, una web especializada en tecnología de Taipei, 3000 trabajadores de la empresa Foxconn, una de las empresas privadas con mayor numero de trabajadores en el mundo, han sido contratados temporalmente por Quanta, que es la fabrica subcontratada por Apple para producir los diferentes modelos de Apple Watch.

Este movimiento está motivado, al parecer, por la elevada tasa de unidades defectuosas entre las producidas que, según ciertas fuentes, podría superar el 70%, una circunstancia que podría estar relacionada con el retraso en la salida al mercado del smartwatch de Apple, el cual se pondrá a la venta el próximo 10 de abril.

Según podemos leer en G for Games, 3 millones de Apple Watch serán puestos a la venta ese día.

Este producto ha sido noticia estos días por la presencia de numerosa copias en el mercado de falsificaciones chinos, que con nombres como D-Watch o Aiwatch, reproducen con mayor o menor éxito el aspecto exterior del reloj de Apple.

Se trata de productos basados, generalmente, en el sistema operativo Android de Google, modificado para parecerse lo más posible a la interfaz del Apple Watch y que, dependiendo de la versión, cuentan con más o menos funcionalidades.

Uno de las copias que más me han llamado la atención es el Zeaplus Watch, que he conocido gracias a ZDNet, que cuenta con una carcasa prácticamente idéntica a la del dispositivo Apple, y que cuenta con caja de aluminio, soporta IOS y Android (es decir, que es capaz de sincronizarse con teléfonos basados en estos sistemas operativos), contando con un zócalo para una tarjeta SIM (lo cual parece indicar que su funcionamiento podría ser autónomo), y se sincronizaría con el teléfono mediante Bluetooth,

Este dispositivo, que cuenta con funciones como podómetro y medidor de pulsaciones, estaría disponible en 3 colores diferentes, y contaría con una autonomía superior a 24 horas.

Es conveniente comentar que ninguno de estos relojes está basado en Android Wear pues, al estar orientados al mercado chino, donde no es posible acceder a diversos servicios de Google, muchas de las funcionalidades de esta versión del sistema operativo de Google se pierden.