lunes, 18 de junio de 2018

Portátil avanzado: ASUS VivoBook X542UA-GQ266T

FICHA TECNICA
Procesador: Intel Core i5-8250U (4x1,6 Ghz / TDP: 15 W. / 6 Mb. SamrtCache)
Memoria: 4 Gb. DDR4 a 2.133 Mhz. (Ampliable a 16 Gb.)
Almacenamiento: Disco duro de 500 Gb. a 5.400 rpm.
Sistema Operativo: Windows 10 Home
Red: Gigabit Ethernet, Wifi-AC y Bluetooth.
Tarjeta Gráfica: Intel UHD Graphics 620 (Integrada).
Pantalla: 15,6" HD (1366x768) con tecnología LED.
Dimensiones: 380x250x23 mm.
Peso: 2,3 Kg.
Otros: 3 puertos USB de tipo A (2 de los cuales son USB 3.0), 1 puerto USB 3.1 (Gen1) de tipo C, salida VGA, salida HDMI, lector de tarjetas SD/MMC, teclado numérico, touchpad multi-táctil y webcam VGA (0,3 Mpx.).

Precio (Actualizado 18/06/2018):
Amazon.es (OJO: versión italiana): 469 €

Recuerda que comprando desde los enlaces del blog, ayudas a que este siga existiendo.

Más Información 
Página Oficial
Review en Notebookcheck.net (en francés)

Posibles alternativas:
Lenovo Ideapad 320-15IKB : 449 € (IVA incluido)
(Core i5-8250U / 4 Gb. DDR3 / 128 Gb. SSD / 15,6" LED HD / Windows 10 Home / 2,2 Kg.)
Comentado en el blog

HP 15-BS126NS: 525 € (IVA incluido)
(Core i5-8250U / 4 Gb. DDR3 / 1 Tb. HDD / 15,6" LED HD / Windows 10 Home / 1,9 Kg.)
Comentado en el blog

Con vistas a no quedarme sin portátiles que comentar, tengo una hoja de papel con una extensa lista que, colocada en un corcho que tengo cerca de mi portátil, incluye tanto modelos actualmente a la venta, como novedades que, presentadas en ferias, exposiciones, u otros eventos, aun no han salido a la al mercado.

Entre estos habría que diferenciar a los que, presentados recientemente, aun no han salido a la venta en ningún mercado (como el MSI PS42), y aquellos que, aun estando disponibles en otros países, no han llegado todavía a España (y que quizás nunca lleguen).

Un buen ejemplo es el Asus Vivobook X542UA que, aparecido hace ya más de seis meses en otros mercados europeos, es el sucesor del antaño popular X541UA y, por tanto, el siguiente paso evolutivo en la gama de portátiles "básicos" del fabricante de Taiwan.

Es probable que, por estar originalmente basados inicialmente en microprocesadores de séptima generación, desde Asus Iberia se haya pensado que no mejoraban a los Vivobook X541UA y K541UA que tenían entonces en el mercado, y se haya preferido reducir el stock de estos modelos antes de apostar por la nueva generación.

Del mismo modo, es de suponer que, con su reciente actualización con microprocesadores Core i5 e i7 de octava generación, y la escasez de portátiles económicos Asus de 15,6", el desembarco de este modelo en nuestro país sea inminente, pero he decidido no esperar y, a modo de adelanto para los lectores del blog, comentar una versión italiana del X542UA, con la intención de actualizar la entrada con alguna de las futuras versiones españoles cuando estén disponibles.

Este modelo está disponible en cuatro acabados diferentes, que incluyen rojo, blanco, gris acero y, en el caso de esta versión, color dorado carámbano (así lo llama Asus).

No se aprecian sorpresas en un diseño que, con superficies de color dorado en una cubierta que cuenta con el típico acabado circular de Asus, y en el área de trabajo, cuyo acabado cepillado imita el aluminio, presenta muchas similitudes con respecto al Vivobook Max X541UA, pero que contaría con un perfil ligeramente más delgado que este último (23.2 mm. frente a los 27,6 del X541UA), y un peso sensiblemente superior (300 gramos según el fabricante).


Con la excepción de aquellas con acabado blanco perla, en las que todas las superficies serían de este color, el resto de versiones compartirían base y marco de la pantalla en color negro.

El mayor peso no parece haber mejorado, con respecto al X541UA, la estabilidad de una carcasa que sigue presentando cierta fragilidad ante la presión localizada, una circunstancia que es especialmente visible en la cubierta de la pantalla, que cede visiblemente al aplicar un poco de fuerza, llegando a producirse artefactos visuales en la imagen si presionamos con suficiente intensidad, mientras que el área de trabajo, aunque presenta cierta fragilidad en determinadas zonas, se muestra algo más solida que la primera.

La mayor parte de los puertos de este modelo se encuentran distribuidos en la parte trasera del lateral izquierdo, en la que encontramos dos puertos USB 3.0 de tipo A, un puerto USB 3.1 (Gen1) de tipo C, salidas de vídeo VGA y HDMI, el conector RJ45 (Ethernet), y el conector de alimentación, mientras que en el lado derecho encontramos, en la parte frontal, un puerto USB 2.0 de tipo A, el conector combinado de auriculares/micrófono, y el lector de tarjetas SD/MMC, estando la trasera reservada el enganche para candado Kensington, y la unidad óptica.

Parece que en Asus están empeñados en que nos compremos una webcam externa, y han equipado este modelo con una webcam VGA que, debido a su escasa resolución (640x480 como máximo), es apenas suficiente para videoconferencias básicas.

Animado por un microprocesador de cuatro núcleos Intel Core i5-8250U a 1,6 Ghz., este modelo nos permitirá realizar todo tipo de funciones avanzadas (retoque fotográfico, edición de vídeo, diseño CAD, etc.) a niveles exigentes.

Es posible adquirir versiones de este modelo basadas en un microprocesador de cuatro núcleos Intel Core i7-8550U a 1,8 Ghz. que, es apenas ligeramente superior en potencia, permitiría también realizar tareas avanzadas a niveles exigentes.

Gracias a la tecnología TurboBoost, el Core i5-8250U puede aumentar su velocidad hasta un máximo de 3,4 Ghz., por los 4 Ghz. que alcanzaría el Core i7-8550U.

Según determinadas reseñas, el eficiente sistema de refrigeración del X542UA le permite sacar el máximo partido a los microprocesadores de octava generación durante un tiempo relativamente prolongado y, aun cuando debe reducir la velocidad para mantener las temperaturas a raya, proporciona un mucho mayor rendimiento que sus competidores.

Dispone de 4 Gb. de memoria DDR4 a 2.133 Mhz. (un solo módulo), un disco de 500 Gb. a 5.400 rpm., y una regrabadora de DVD multiformato con soporte para discos de doble capa.

Fuente: Notebookcheck
Una pequeña tapa de mantenimiento facilita el acceso a los dos zócalos DIMM con los que cuenta este modelo, que nos permitirán ampliar el portátil hasta 8 Gb., añadiendo un segundo módulo de 4 Gb., o hasta el máximo de 16 Gb., sustituyendo la memoria de serie por sendos módulos de 8 Gb. de capacidad.

Al realizar cualquiera de las dos operaciones de ampliación podremos disfrutar de las ventajas de la tecnología Dual Channel, que permite al sistema acceder a ambos módulos al mismo tiempo, incrementando sensiblemente la velocidad de la memoria en determinadas situaciones.

Más complicado resultará acceder a las unidades de almacenamiento, siendo necesario retirar la base para descubrir que, además de espacio para un disco duro mecánico, cuenta con un zócalo M.2 en el que podríamos colocar una unidad SSD, y que soportaría la tecnología NVME (una de 256 Gb. nos costaría 95 €).

Integrada en microprocesadores de octava generación, la Intel UHD Graphics ofrece muy buenas capacidades de reproducción multimedia, siendo capaz de decodificar contenido 4K en H.265 por hardware, y permite una experiencia de juego aceptable (detalles bajos en resolución HD) con títulos actuales muy poco exigentes como Fortnite (2018).

Uno de los principales defectos de este modelo reside en su pantalla, un panel LCD de 15,6" HD (1366x768) con retroiluminación LED, que ofrece un mediocre nivel de brillo, un adecuado contraste, una escasa fidelidad de color, y unos ángulos de visión limitados, pero suficientes.

Si bien su acabado mate nos permite, en teoría, usar esta pantalla en exteriores, el mediocre nivel de brillo limita esta posibilidad a zonas de sombra o días nublados.

Cuenta con unas buenas capacidades de conexión a redes, siendo compatible con Gigabit Ethernet, Wifi-AC y Bluetooth en su versión 4.1.



Su teclado "en isla" proporciona una buena experiencia de escritura gracias, principalmente, a su buen tacto y su adecuado recorrido al pulsar, mientras que su Clickpad, de buen tamaño, cuenta con una superficie suave que facilita el deslizamiento de los dedos, ofreciendo una buena respuesta y precisión, y compatibilidad con gestos multi-táctiles.

Mención aparte merece, en mi opinión, el buen tamaño de las teclas de dirección, que es apenas ligeramente inferior a las del teclado alfanumérico, así como la integración del botón de encendido en la esquina superior derecha del teclado.

Como es lógico, tratándose de una versión italiana, el teclado de este modelo tendría la disposición propia de ese pais, no incluyendo teclas como la Ñ o la Ç, siendo posible utilizar un pack de pegatinas para transformarlo a la disposición española.

Su pareja de altavoces estéreo proporcionan una buen nivel de volumen, y una adecuada calidad de sonido que se ve limitada sensiblemente por una falta casi total de graves, siendo recomendable el uso de auriculares o altavoces externos cuando sea posible.

Casi completamente silencioso con un uso ligero, escenario durante el cual su único ventilador gira a muy baja velocidad y resulta casi inaudible, en condiciones de carga el ventilador aumenta sensiblemente su velocidad de giro alcanzando un nivel de ruido que, aunque claramente audible, no resulta molesto en ningún momento, mientras que las temperaturas en las superficies exteriores permanecen dentro de límites razonables en todo momento.

Su eficiente configuración de hardware exprime su batería integrada para superar las 6 horas de autonomía real (navegación con wifi).

Se entrega con Windows 10 Home (64 bits) instalado y con su correspondiente licencia.

Aunque el sistema operativo viene, como no podría ser de otra maneras, en idioma italiano, resulta sencillo cambiarlo gratuitamente.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

hola!

que portátil me recomendarías por 500 euros para ofimática y con una buena pantalla?

un saludo

Kullman dijo...

La verdad es que por ese precio hay poca cosa con buena pantalla.

Puedes mirar el Medion Akoya S6421 con Intel Core i3-6006U, 8 Gb. de RAM, SSD de 256 Gb., y una pantalla Full-HD que, sino recuerdo mal, era más que decente.

CUesta 460 euros.