viernes, 15 de junio de 2018

Portátil para juegos 15,6": Xiaomi MI Gaming Laptop

FICHA TÉCNICA
Microprocesador: Intel Core i7-7700HQ (4x2,8 Ghz. / TDP: 45 W. / 8 Gb. caché L3).
Memoria RAM: 16 Gb. de memoria DDR4 a 2.400 Mhz. (Ampliable hasta 32 Gb.).
Almacenamiento: Unidad SSD de 256 Gb. M.2. + Disco duro de 1 Tb. a 5.400 rpm.
Sistema operativo: Windows 10 Home (64 bits).
Red: Gigabit Ethernet, Wifi-AC y Bluetooth.
Tarjeta gráfica: nVidia Geforce GTX 1060 (6 Gb. GDDR5).
Pantalla: 15,6" Full-HD (1920x1080) con tecnología IPS.
Dimensiones: 364x265x21 mm.
Peso: 2,7 Kg.
Otros: 4 puertos USB 3.0 de tipo A, 1 puerto USB 3.1 (Gen2) de tipo C, salida HDMI, lector de tarjetas SD/MMC, teclado retroiluminado, touchpad multi-táctil y webcam HD (1 Mpx.).

Precio (Actualizado 14/06/2018):
Gearbest (China): 1.694,89 € (IVA incluido)

Recuerda que comprando desde los enlaces del blog, ayudas a que siga existiendo.

Más información:
Página oficial
Review en TechTablets (en inglés)
Review en Notebookcheck (en inglés)

Posibles alternativas:
MSI GE63 Raider RGB 8RE-020ES: 1.489 € (IVA incluido)
(Intel Core i7-8750H / 16 Gb. DDR4 / 256 Gb. SSD + 1Tb. HDD / nVidia Geforce GTX 1060 / 15,6" LED Full-HD 120 Hz. / FreeDOS / 2,39 Kg.)
Comentado en el blog

MSI GP63 Leopard 8RE-041XES : 1.359 € (IVA incluido)
(Intel Core i7-8750H / 16 Gb. DDR4 / 256 Gb. SSD + 1Tb. HDD / nVidia Geforce GTX 1060 / 15,6" LED Full-HD / FreeDOS / 2,2 Kg.)
No comentado en el blog

Cuando, a finales del año 2016, la polifacética empresa Xiaomi sacó sus primeros portátiles de 12,5" y 13,3", muchos pensamos que se trataba de un "ataque" a la gama de portátiles del fabricante norteamericano Apple, algo que parecía aun más evidente por la elección de la palabra "Air" para esta nueva gama de portátiles, en clara referencia a un Macbook Air que, actualmente en horas bajas, fue durante mucho tiempo el buque insignia de la línea de portátiles domésticos del fabricante norteamericano.

Este "ataque" pareció confirmarse cuando, aproximadamente un año después, Xiaomi presentó su Mi Notebook Pro, un portátil de 15,6" que presentaba un evidente parecido con el Macbook Pro de Apple, y que además de microprocesadores Core i5 e i7 de octava generación, incluía una gráfica Geforce MX150 dedicada.

Por eso, cuando me enteré que Xiaomi iba a sacar un portátil para juegos, no pude evitar cierta sorpresa, pues es un segmento por el que Apple nunca ha expresado el más mínimo interés, y que está dominado por marcas como MSI o Asus, a las que no parece que dicho modelo vaya a mover la silla, de momento.

Observando su diseño, está bastante claro que no estamos ante un portátil para juegos en el sentido tradicional de la palabra, pues no solo presenta un sobrio acabado negro que, sin ningún detalle rojo o verde, no es propio de un modelo gaming, sino que además se han reducido sensiblemente los marcos de la pantalla para conseguir un tamaño más compacto, algo que es bastante habitual en ultraportátiles, pero no en portátiles para juegos, en los que se suele preferir dimensiones generosas para favorecer una mejor refrigeración.

Llama la atención la rejilla que cubre casi la mitad de la base, justo encima de los disipadores y ventiladores, y que si bien mejorará la ventilación, permitirá la entrada de polvo en el interior del portátil, al no contar con un filtro para este.


El resultado es una carcasa que, con 364 mm. de largo, es 15 mm. más corta que la de sus competidores, una circunstancia que no parece repercutir en una mayor ligereza, pues con 2,7 Kg. resulta más pesado que modelos equivalentes como el MSI GE63 Raider (2,39 Kg.) o el Asus ROG Strix GL502VM (2,24 Kg.).

El mayor peso parece tener su razón de ser en la gran solidez proporcionada por las distintas superficies, que se traducen en una alta estabilidad tanto en el área de trabajo, que como gran parte del portátil es de plástico, como en una cubierta que, fabricada en aluminio, se muestra muy rígida y evita que cualquier presión se transmita a la imagen de la pantalla.

Algo pueden tener que ver también sus bisagras "invisibles", que se ocultan en la parte trasera del portátil cuando están cerradas, y que se muestran muy firmes, evitando que la pantalla oscile en cualquier situación.

Al igual que determinados modelos para juegos de gran tamaño como, por ejemplo el MSI GT75 8RG Titan, este modelo cuenta con varios puertos en el centro de la parte trasera, tales como un puerto USB 3.0 de tipo A, el conector RJ45 (Ethernet), una salida HDMI, un puerto USB 3.1 (Gen2) de tipo C, y el conector de alimentación.

Es conveniente comentar que, si bien su puerto USB 3.1 de tipo C da la posibilidad de conectar a un monitor externo mediante un adaptador miniDisplayPort, no sería compatible con Thunderbolt 3.

Por su parte, el lateral derecho contaría con dos conectores independientes de micrófono y auriculares, y dos puertos USB 3.0 de tipo A a los que se uniría un tercero en el lateral derecho, a cuya izquierda encontramos el lector de tarjetas SD/MMC.

Me ha sorprendido negativamente la apuesta de Xiaomi por microprocesadores de cuatro núcleos Core i5 e i7 de séptima generación, en lugar de decantarse por los nuevos Intel Core i7 de octava generación que, con seis núcleos y 12 hilos de proceso, son sensiblemente más potentes que los primeros.

Con todo, considero que la potencia proporcionada por su microprocesador de cuatro núcleos Intel Core i7-7700HQ es más que suficiente para sacarle partido a cualquier gráfica doméstica actual (Geforce o Radeon), así como para llevar a cabo funciones avanzadas (retoque fotográfico, edición de vídeo, etc.) a niveles muy exigentes.

Podemos también encontrar versiones animadas por microprocesadores de cuatro núcleos Intel Core i5-7300HQ que, aunque un 25% inferior en rendimiento, permitiría también funciones tareas avanzadas a niveles exigentes.

Ambos microprocesadores son compatibles con las tecnologías de virtualización VT-x y VT-d, las instrucciones AES-NI y AVX2, o la segunda versión de la tecnología TurboBoost, que permite al Core i7-7700HQ aumentar su velocidad hasta un máximo de 3,8 Ghz. cuando solo uno de los núcleos se está usando, 3,6 Ghz. cuando dos lo están, o 3,4 Ghz. cuando todos los núcleos están activos, mientras que el Core i5-7300HQ alcanzaría 3,5 Ghz., 3,3 Ghz. y 3,1 Ghz. en estos mismos escenarios.

Esta versión en concreto, que es la más avanzada en este momento, dispone de 16 Gb. de memoria DDR4 a 2.400 Mhz., una unidad SSD de 256 Gb. con interfaz M.2 que, al parecer, sería compatible con NVME, y un disco duro de 1 Tb. a 5.400 rpm., no contando con unidad óptica.

Fuente: Laptopmain
Al no contar con tapa de mantenimiento, es necesario retirar la base para acceder a los componentes internos, entre los cuales encontramos dos zócalos DIMM para DDR4, así como espacio para una única unidad SSD M.2 y un disco duro de 2,5".

Es conveniente comentar, de todos modos, que este portátil cuenta con un segundo zócalo M.2 en el que podríamos colocar una unidad SSD adicional, que ocuparía parte del espacio dedicado al disco duro mecánico.

No he podido confirmar, desgraciadamente, si la disposición de la memoria RAM sería en un solo módulo de 16 Gb., o en dos de 8 Gb. y, por tanto, si para ampliar el portátil a su máxima capacidad sería suficiente con añadir un nuevo módulo de 16 Gb., o sería necesario sustituir la memoria de serie por sendos módulos de esta capacidad.

Con 6 Gb. de memoria GDDR5, su gráfica nVidia Geforce GTX 1060 nos permitirá una muy buena experiencia de juego (detalles altos en resolución Full-HD) con prácticamente todos los títulos actuales, incluyendo algunos tan exigentes como Final Fantasy XV o Far Cry 5 (ambos de 2018).

La elevada potencia 3D de esta gráfica hace posible también jugar con en resolución 4K y detalles altos, con títulos actuales poco exigentes como, por ejemplo, Call of Duty WWII (2017).

Existen versiones de este modelo equipadas con una nVidia Geforce GTX 1050 Ti que, con 4 Gb. de memoria GDDR5, ofrecería una potencia 3D sensiblemente inferior a la de la GTX 1060, y que permitiría también una muy buena experiencia de juego con la mayoría de títulos actuales, si bien en determinados títulos muy exigentes como, por ejemplo, Ark Survival Evolved (2017) será necesario reducir el nivel de detalles y/o la resolución para obtener una fluidez adecuado.

Uno de los puntos débiles de este modelo reside en su pantalla, un panel IPS de 15,6" con resolución Full-HD y retroiluminación LED que, a diferencia de la gran mayoría de portátiles para juegos con precio superior a 1.000 €, no contaría con un refresco de 120 Hz., debiendo conformarnos con 60 Hz., no contando tampoco con un tiempo de respuesta adecuado para juegos.

No quiero decir con esto que sea una mala pantalla, pues cuenta con un alto nivel de brillo, un gran contraste, una buena fidelidad de color, y unos ángulos de visión muy amplios, sino que es más propia de un portátil de orientación multimedia que de un portátil para juegos de este nivel.

Su acabado mate, unido al buen nivel de brillo, hace posible utilizar esta pantalla en exteriores.

Cuenta con unas buenas capacidades de conexión a redes, siendo compatible con Gigabit Ethernet, Wifi-AC y Bluetooth.

La menor longitud de su carcasa tiene una consecuencia negativa, que es la ausencia de bloque numérico en un teclado "en isla" que, por lo demás es bastante acertado, ofreciendo una buena experiencia de escritura gracias, entre otras cosas, al buen tamaño de sus teclas y el adecuado recorrido al pulsar, contando con seis teclas "macro" en el extremo izquierdo del teclado, que nos permitirán guardar distintas combinaciones de teclas o secuencias de comandos, para que resulta más fácil llevarlas a cabo durante el juego.

Este teclado cuenta con retroiluminación RGB configurable en 4 zonas diferenciadas, la primera de las cuales corresponde a las teclas macro, mientras que el resto serían las partes izquierda, central y derecha del propio teclado.

Es conveniente comentar que el botón de encendido va situado en la esquina superior derecha del teclado, justo al lado de la tecla de suprimir, lo que puede llevar a pulsaciones accidentales.

Como es habitual en portátiles procedentes de china, el teclado de este modelo es QWERTY con disposición americana, es decir, sin Ñ ni Ç.



El Mi Gaming Laptop cuenta con el Clickpad más grandes que he visto en un portátil para juegos, que cubre completamente la vertical del reposamuñecas, y presenta una superficie suave que facilita el deslizamiento de los dedos, ofreciendo una buena respuesta y precisión, y compatibilidad con gestos multi-táctiles.

Situados en la parte frontal del portátil, su pareja de altavoces estéreo proporciona una muy buena calidad de sonido, con unos graves definidos, y un nivel de volumen muy alto.

Uno de los aspectos que necesita pulirse es el referente al ruido generado por un sistema de refrigeración que, formado por dos ventiladores, resulta claramente audible incluso durante un uso ligero, un escenario en el cual los ventiladores giran a baja velocidad la mayor parte del tiempo, con eventuales subidas de ritmo hasta niveles que, en un portátil multimedia, serían de máxima carga.

El comportamiento de sus ventiladores bajo carga es, en general, el habitual en un portátil para juegos, girando a alta velocidad y generando un nivel de ruido que puede resultar molesto para personas sensibles al ruido, y que puede incrementarse aun más pulsando el botón correspondiente en la barra de macros, que funciona de manera similar al CoolerBoost de MSI, aumentando la velocidad del ventilador al máximo para mejorar la refrigeración.

Pese a la alta velocidad de sus ventiladores, las temperaturas en las superficies exteriores alcanzan temperaturas elevadas en ciertas zonas del área de trabajo y, sobre todo, de la base, si bien la "posición de trabajo" resulta cómoda en cualquier situación debido a la reducida temperatura del reposamuñecas, que permanece relativamente fresca en todo momento.

Ligeramente por encima de la media del segmento, que podríamos situar en 3 horas y media de autonomía, la batería integrada de 55 Wh. permite al Mi Gaming Laptop superar las 4 horas uso ligero (navegación con Wifi).

Se entrega con Windows 10 Home (64 bits) instalado y con su correspondiente licencia, a la que habría que añadir también una licencia de Office 2016.

No hay comentarios: