martes, 17 de mayo de 2022

Mi mala experiencia con Chrome OS Flex 2ª parte. Lubuntu 22.04 LTS


Tras la decepción con el Chrome OS Flex, y decidido a darle una nueva vida a mi Wintel W8 Pro (Intel Atom x5-z8300, 2 Gb. LPDDR3 y 32 Gb. de almacenamiento eMMC), trate de instalar CloudReady, un sistema operativo basado en Chromium OS (la versión de código abierto de Chrome OS), y que está desarrollado por Neverware, empresa que pertenece a Google desde el año 2020.

Tras descargar la imagen de instalación, y grabarla a una memoria USB, traté de arrancar el sistema desde dicha memoria para instalar CloudReady, con la desagradable sorpresa de encontrarme con una ventana de consola de GRUB (el sistema de arranque de Linux), que me permitía ejecutar comandos, pero no iniciar el modo gráfico de instalación, por lo que no me quedó más remedio que abortar el proceso y, desde mi PC con Windows, publicar una consulta en la comunidad de CloudReady para conocer posibles soluciones a mi problema, teniendo claro que el problema está más relacionado con el Wintel que con el sistema operativo en cuestión (es una versión estable que utiliza un montón de gente sin problemas).

Con todo, y por mi natural impaciencia, no esperé a la respuesta a mi consulta, y decidí darle una oportunidad a Lubuntu, una versión de Ubuntu Linux que, basado en el sistema de ventanas LXQt, está pensado para equipos con escasos recursos, y con el que he tenido alguna experiencia en el pasado.

Así que descargué la aplicación Balena Etcher, que es la recomendada por Ubuntu para crear medios de instalación USB, y grabé la última versión de Lubuntu a mi fiable Batman USB.

Veo importante comentar que dicha versión, que recibe el nombre Jammy Jellyfish (22.04), fue liberada hace menos de un mes, y se trata de una versión LTS (Long Time Support), por lo que tiene garantizadas las actualizaciones hasta abril de 2025.

Al igual que sucede con Chrome OS Flex, tras arrancar el sistema con el medio de instalación de Lubuntu es necesario iniciar una instancia de Lubuntu para instalar el sistema operativo en la memoria de almacenamiento de equipo que deseamos utilizar.

Una vez arrancada dicha instancia de Lubuntu, procedí a ejecutar la instalación a través del icono presente en el escritorio, y tras proporcionar los necesarios datos de configuración (zona horaria, nombre de usuario y contraseñas, idioma y teclado, etc.), inicié un proceso de instalación que se extendió durante aproximadamente 20 minutos.

Tras finalizar la instalación, procedí a iniciar Lubuntu por primera vez en el Wintel y, tras alrededor de treinta segundos, se mostró la pantalla de bloqueo en la pantalla de mi PC, mientras que el escritorio de Lubuntu se demoró apenas un par de segundos tras escribir la contraseña.

Excepto por la WiFi, que suele dar por saco en este equipo, todo parece funcionar correctamente en Lubuntu, y no hay problemas ni con la conexión Ethernet, ni con los puertos USB o el sonido.

ENTORNO DE USUARIO

Cuando utilice Lubuntu por última vez, hace ya varios varios años, el entorno de escritorio utilizado era LXDE, que estaba basado en GTK, y cuya estética y uso eran parecidos a los de Windows 95 y 98, con un menú "Inicio" gris que agrupaba las aplicaciones por grupos, y un escritorio en que se podían colocar distintos iconos.

Desde 2018 Lubuntu utiliza, en lugar de LXDE, una versión de este entorno de ventanas basado en QT que recibe el nombre de LXQT, manteniendo la simplicidad de la primera, pero mejorando su aspecto y sus funcionalidades.

El resultado es un entorno de ventanas que resulta muy intuitivo para personas que, como yo, utilizan Windows de manera habitual, 

APLICACIONES

Lubuntu cuenta, por defecto, con una nutrida selección de aplicaciones que incluye el paquete Libreoffice y un navegador Firefox cuyo funcionamiento es, en este equipo en concreto, algo lento, razón por la cual me decidí instalar el navegador Falkon, basado en Qt WebEngine, y algo más ligero que el desarrollado por Mozilla.

Hay que decir, de todos modos, que tanto Youtube (720p) como Netflix funcionan fluidamente con Firefox en el Wintel, y que el cambio a Falcon como navegador por defecto se debe exclusivamente a su mayor velocidad a la hora de cargar (Firefox tarda 11 segundos en abrir, por los menos de 5 segundos del Falkon) y navegar.

Con la idea de probar los límites del Wintel en Lubuntu, procedí a instalar y ejecutar la aplicación Sweet Home 3D de diseño de interiores a través de Discover, el centro de instalación de software de Lubuntu.

Aunque la aplicación arranca y funciona, el comportamiento es bastante lento, y no me parece que sea operativo para utilizarla asiduamente.

Algo parecido pasa con FreeCAD, un programa de modelado 3D paramétrico con el que tengo un poco de experiencia, y que se ejecuta sin mayor problema en el Wintel, siendo posible crear piezas simples, si bien no parece posible rotar la vista libremente, y es necesario acudir al menú de vistas para hacerlo.

JUEGOS

El primer cuelgue de Lubuntu se produjo al tratar de ejecutar OpenTTD, un entretenido juego de gestión empresarial, que no pasó de la pantalla de inicio y me obligó a reiniciar forzadamente.

Mejor suerte tuve con Insterstellar Armada: Galactic Ace, un shooter espacial 3D con una mecánica similar a Freelancer (salvando las diferencias) que si funcionó fluidamente en el Wintel.

 
Luego probé el 0 A.D., un juego de estrategía que recuerda al Age of Empires, y que parece funcionar fluidamente en el Wintel, si bien habría que ver su comportamiento cuando haya cientos de unidades en el mapa.

El juego que más me ha gustado de los que he probado en Lubuntu, de todos modos, es Endless Sky, un juego 2D que mezcla la mecánica del clásico Asteroids con un mundo abierto con decenas de sistemas estelares diferentes, y la posibilidad de ganarse la vida como comerciante o pirata.

CONCLUSIÓN

Dado que estoy razonablemente contento con Lubuntu, pese a que no me detecte el WiFi, no creo que vaya a cambiarle el S.O. en un futuro cercano.

A pesar de su reducido rendimiento, creo que el Wintel con Lubuntu puede ser una alternativa interesante al uso de mi portátil principal, cuando no sea necesaria una gran potencia, pues su consumo energético es notablemente inferior (con deciros que el cargador es de 5V y 3A...)

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Lubuntu siempre es una buena opción, y si ya cuenta con un poco mas de potencia xubunto mejora un poco la estética

Anónimo dijo...

Una vez me solucionó el wifi el comando rfkill. No tengo conocimiento, fue una de las muchas soluciones que intenté.