viernes, 13 de enero de 2012

Ídeas para auto-regalarse: Home Cinema económico (y 2) Colocación y Cableado


Una vez tenemos el home cinema en casa, llega la parte difícil, colocarlo.

COLOCACION

En la mayoría de los manuales veréis que se recomienda que la pantalla se encuentre a 3 veces la distancia de la diagonal del área donde se sitúa el asiento (ya sea un sofá o una butaca), es decir, aproximadamente 2 metros y medio para una pantalla de 32" y 3 metros para una de 42" como la mía, y que los satélites delanteros se sitúen en una diagonal de 45 grados con respecto al mismo, mientras que el central puede estar encima o debajo de la TV, el subwoofer a un lado de esta, y los traseros a ambos lados del asiento.

Naturalmente, no todos (o más bien casi ninguno) disponemos de un salón lo suficientemente grande como para colocar los altavoces como se indica en los manuales, por lo que tenemos que adaptarnos al espacio que tenemos y colocarlo lo mejor posible.

De esta manera los altavoces deberían encontrarse, por norma general, a una altura superior a 1 metro con respecto al suelo, es decir, aproximadamente a la altura de nuestros oídos cuando estamos sentados en el sofá, en una posición simétrica con respecto a la TV, y lo más lejos posible de esta (sin superar los 45 grados mencionados anteriormente.

En caso de que no sea posible colocar los satélites delanteros de los oídos, y haya que colocarlos más arriba, una solución para no perder calidad (o al menos no mucha) seria anclarlos a la pared mediante un soporte de altavoces (disponibles en Redcoon por menos de 15 euros), y orientarlos lo mejor posible hacia la posición donde nos vamos a sentar, potenciando el efecto estéreo.

El subwoofer es mejor situarlo directamente sobre el suelo, cerca de la TV, y en una posición lo más centrada posible con respecto al asiento donde nos sentaremos.

La altura del altavoz central, cuya función es reproducir las voces, debería ser, en condiciones ideales, similar a la de los satélites laterales pero, dado que esta coincidiría muy probablemente con la pantalla de la TV, y este altavoz no tiene efecto en el sonido envolvente (o chuchurrun como dice mi padre), podemos colocarlo encima o debajo de la TV (en mi opinión mejor encima).

En cuanto a los altavoces traseros, la posición más adecuada sería a una altura ligeramente superior a la del sofá (10 cm. mas o menos), situado en los extremos del mismo, y orientados hacia el sofá (aproximadamente 45-60 grados hacia el mismo). Debemos tener en cuenta que, salvo muy determinados títulos, estos altavoces solo suenan en determinados momentos de la película, por lo que es normal que, en un primer momento, no suenen todos los altavoces al mismo tiempo.

CABLEADO

Una vez tenemos colocados los altavoces, llega el momento de conectarlos al subwoofer o al amplificador externo que hayamos adquirido.



Tanto los altavoces delanteros como el central o, en su caso, el subwoofer, son fácilmente conectables al subwoofer, pudiendo esconder los cables tras el mueble del salón, pero en el caso de los traseros la cosa es bastante mas difícil, dado que suele haber una distancia bastante mayor y, tendremos que buscar la manera de ocultar los cables para no tropezar con ellos.

La solución mas sencilla es, sin duda, tirar los cables por debajo de la alfombra, pegando estos al suelo con cinta adhesiva, y pasándolos por detrás del sillón hasta los altavoces traseros. Esta solución tiene como principales inconvenientes que queda una ondulación en la alfombra en la zona por la que va el cable, y que limpiar por debajo de la alfombra puede ser algo incomodo con los cables en medio.

Otra posible solución es pegando los cables entre el rodapiés y la pared con cola caliente (unas barras de cola que se aplican con una pistola especial que la calienta, y que pueden servir para pegar cables en el rodapiés) y colocando guía-cables (unos cuelga-fáciles que se clavan en la parece y fijan los cables a la misma) aunque, si bien los cables quedan bastante disimulados, se siguen viendo y quedan un poco cutres.

La tercera y, posiblemente, mejor solución es utilizar canaletas adhesivas pegadas sobre los rodapiés, las cuales están disponibles en varios colores diferentes (con un poco de suerte similar a la pared o a los rodapiés), y que ocultan los cables en su interior, siendo muy sencillo colocarlas gracias al potente adhesivo situado en su parte trasera.

Es posible que, al colocar este tipo de canaletas, debamos cortar la misma a medida, lo cual se puede hacer con un Cúter de hoja ancha como los que podemos encontrar en un bazar chino (aunque es un poco difícil), o con otras herramientas de corte diferentes (tijeras, alicates, cortacables, sierra etc.), no siendo necesario disponer de herramientas eléctricas para realizar el montaje.

Existen unos codos (embellecedores) para este tipo de canaletas que nos permitirán ocultar los empalmes entre un trozo y otro, existiendo diferentes variantes para uniones rectas, en L, esquinas de las paredes, etc.

Este último fue el método que yo utilice en su momento para conectar mi DVD y, a pesar de usar canaleta blanca sobre unos rodapiés de madera y una pared azul, y haber tenido que rodear una puerta para colocar un altavoz, no quedo nada mal en mi opinión.