sábado, 29 de octubre de 2011

Días de radio

Hace algunos años, cuando vivía todavía en casa de mis padres en Ferrol, empecé a colaborar en la radio universitaria de la zona, primero asistiendo a algún que otro programa, y luego creando uno propio de la nada.

Fue este mi primer contacto con este medio de comunicación (delante del micrófono), y os aseguro decir que fue un flechazo, sufriendo cuando, por diversas circunstancias, no podía hacer mi programa.

Recuerdo que mi primer programa fue Café Jazz, un programa semanal de una hora de duración el que se intentaba ofrecer a los escasos oyentes, si es que había alguno, lo mejor del jazz, el blues y el soul.

He de reconocer que, en aquellos momentos, mi conocimiento sobre estos géneros, que me gustaban mucho, era bastante limitado, supliendo mis carencias al respecto con la información que podía encontrar en Internet.

Eran tiempos anteriores a la wikipedia, en los que la tiranía de Infovía-Plus (con velocidades de hasta 5 Kb/s) lastraba considerablemente nuestros pasos en la red, y en los que encontrar información interesante sobre determinados temas se convertía en una odisea.

Fue una época en la que lo que faltaba en medios (mi colección de discos no alcanzaba ni 100 títulos, muchos de ellos genéricos de Alcampo) se suplía con imaginación y voluntad, y en la que, aun en los momentos más difícil, nunca tuve ni la mas mínima tentación de dejar de hacer radio.

Tras varios años haciendo Café Jazz, y colaborando en otros programas como El Circo Eléctrico, de heavy metal, y El Espacio, de cine y ciencia-ficción principalmente, a Radio Kaos, que así se llamaba la emisora, le llego su final.

La llegada de la televisión digital hacia que la frecuencia de nuestro radio-enlace (encargado de comunicarse con la antena desde la que emitíamos), anteriormente no asignada a ningún uso, se convirtiese en "zona prohibida", y hacia que Radio Kaos tuviese que dejar de emitir.

Durante un tiempo baraje diversas posibilidades de volver a la radio, ya fuera mediante una radio municipal cercana, haciendo radio por Internet (que en aquellos momentos estaba en pañales), o sumándome a un proyecto de radio que en su momento deseche por la elevada implicación de ciertos grupos políticos en el mismo.

Al final Café Jazz acabo durmiendo el sueño de los justos, y quedo como un bello recuerdo en mi cabeza y la de algunos amigos, de cuando éramos más jóvenes e ingenuos, y todo parecía posible.

6 comentarios:

Manel dijo...

Eso nunca se muere, quien sabe cuando volveremos :D

Óscar V. dijo...

Momento nostálgico... Imagínate lo que supuso para mi volver en febrero de este año, hacer 4 fotos de aquello y ver que el proyecto, aunque orientado de otra manera, podía volver a tomar forma. Pero parece que la antigua Radio Kaos sigue presente y la nueva etapa que se avecinaba, de momento, no es posible comenzarla. Lástima.

Kullman dijo...

Sigo pensando en la posibilidad de volver con un programa periodico en Internet, ya sea traves de Shoutcast, Podcast, u otro medio...

Ya os ire contando...

Anónimo dijo...

kulman menuda batallita de abuelo nos cuentas jejejejejeje,chico yo creo quee tu tenias que ser radioaficionado como yo y asi comunicarte no solo con españa tambien con todo el mundo,animate ser radioaficionadoes algo interesante.

Iban Nieto dijo...

Yo estuve en radio kaos también ya hace mucho tiempo de eso fueron muy buenos momentos q se pasaron alli

Iban Nieto dijo...

Yo estuve en radio kaos también ya hace mucho tiempo de eso fueron muy buenos momentos q se pasaron alli